FALI, TUS MIEDOS SON LOS NUESTROS

Foto Diario Marca

El miedo es algo irracional e inherente a la persona. El poder de sugestión de la mente, puede jugar malas pasadas y si estos temores se van retroalimentando pueden llegar a tornarse en un serio problema.

Datan los psicólogos que a principios del siglo XX comenzaron a extenderse comportamientos  de angustia y ansiedad sobre los buscadores de oro que acudían a Norteamérica, teniendo que pasar largas temporadas resguardados en cabañas, hasta que se disipase el mal tiempo. Esas cuatro paredes, les proporcionaba toda la seguridad que necesitaban, creando un vínculo de protección demasiado elevado frente al exterior. Estas pautas se iban repitiendo en el tiempo, de ahí su nombre, el síndrome de la cabaña.

En estos tiempos de pandemia y de dolor, es perfectamente comprensible que solo podamos sentirnos seguros atrincherados en casa junto a los nuestros y sin querer saber nada del mundo. Pero esto no deja de ser solo una sensación de nuestra poderosa y engañosa, mente que a, veces nos traiciona proyectando nuestras peores pesadillas e inseguridades.

Ahora bien, a raíz de esto, podemos sacar varias cosas en claro, la primera de ellas es que para que se pueda calificar y diagnosticar un síndrome es por una alta  frecuencia  de síntomas repetidos en diferentes personas, por tanto, Fali, no vas a ser el primero ni el último en experimentarlo. Condición que te hace sentir que no estás solo, ni eres un bicho raro. En segundo lugar, solo es algo transitorio dadas unas circunstancias excepcionales, que poco a poco irán remitiendo a medida que la situación se normalice, es cuestión de tiempo y paciencia, no hace falta adelantar ningún plazo si no se está preparado. Y por último lugar, que tus miedos, son nuestros miedos, si necesitas aprender a caminar, la divina marea estará ahí para ayudarte, aunque sea a dos metros y enfundados en guantes y mascarillas, pero que por nuestros santos cojones éste trago no lo pasas solo. Los atacantes rivales si que tienen que sentir pavor cuando te ven acercarte como un bisonte arrasando con todo. Este jodido bicho no puede desgastarte la moral y  hundirte en lo anímico.

Solo tú, debes de marcar el ritmo y ser consciente de que deseas vencer esta situación. Los cadistas te aguardamos impacientes por volver a ver tu garra dentro y fuera de los terrenos de juego. Porque de sobra sabemos que para bicho ya estás tú, capaz de contagiar tu energía a todos los que te rodean.

También te podría gustar...

1 respuesta

  1. miguel dice:

    vergüenza siento de los comentarios de muchos cadistas contra fali.para mi fali tiene mas razón que un santo. las medidas después del confinamiento de guardar la distancia social de un metro y medio seguirá vigente para toda la población , que me explique alguien como eso de puede conseguir jugando l futbol. ANIMO FALI, no todos los cadistas son unos descerebrados egoistas.

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies