35 AÑOS SUPERANDO DERROTAS

Decía el comandante que “no se vive celebrando victorias, sino superando derrotas”. En esta frase del médico Rosarino se aglutinan los 35 años de Brigadas Amarillas.

Por algunos, queridos. Por otros, odiados. Pero por todos respetados. No ha sido un camino de rosas el llegar hasta aquí. Arrugas y cicatrices surcan su historia, como las de su vieja bandera. Kilómetros y kilómetros de caminos recorren sus vidas.

Hijos del acero y la soldadura de los astilleros, vieron como sus padres apretaban los dientes para salvar una industria que era el motor de Cádiz. Enarbolaron e hicieron suya esa lucha, no como moda, sino casi por supervivencia y sobre todo, por dignidad.

Es la vida de la Bahía de Cádiz. Es la historia de Cádiz de los últimos 35 años. La de aquellos que no se resignaron a portar el petate e irse a cualquier rincón inhóspito por un salario, y la de aquellos que morirán luchando antes que verse rendidos. Es la historia de una Bahía desarbolada por gobiernos indecentes y que intentaron envejecer y acallar su voz. Es la historia de los últimos 35 años de la ciudad. Los que no se resignaron a morir fuera de las murallas de piedra ostionera. Es la lucha y la resistencia. Es el motor de Carranza. Aquel que se niega a parar. Como la Bahía. Un motor que se niega a morir sin luchar. Es fútbol en estado puro.

Son Brigadas Amarillas. 35 años no son nada…

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies