CON MATEMÁTICAS PERO SIN CRÉDITO

Lo hecho, hecho está, y el pasado ya no tiene vuelta de hojas. Y cuando no fuimos capaces de ganar a un equipo consumido en el dolor y sin nada que jugarse, es que nuestro crédito ya se ha agotado.

La actitud es lo que cuenta, y este equipo no sabe competir para tratar de buscar la victoria. Ya se ha podido comprobar que cuando se necesita una marcha más, el equipo se atasca y se bloquea. Mala suerte, fallida transmisión de conceptos, escasos entrenamientos en este tipo de situaciones, dejadez o simplemente, impotencia de no poder ofrecer más de lo que se ve, porque cuando no aparece un Deus Ex Machina, este equipo, dificilmente da muestras de reacción.

Desmotivación, falta de concentración o escasez de ideas es lo que se palpa sobre el terreno de juego. Un equipo que parece que no prepara los partidos y que sale a verlas venir, como si de una pachanga de amigotes se tratara. Las culpas, a estas alturas, ya no tienen sentido. Solo queda felicitar la temporada y a pensar en la siguiente, con aire fresco, nuevos retos y nuevas ilusiones.

Seamos realistas y aunque las matemáticas ofrezcan posibilidades, no somos dignos de entrar en la lucha, de esta forma no, sin alma y sin creencias, no se puede seguir compitiendo. Y sobre todo cuando ante la mínima el equipo sucumbe a la presión.

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies