DE AHÍ NO NOS BAJA NADIE

Es tan competida la Liga 123 que el último clasificado, le puede hacer un traje al primero. Es una locura de resultados favorables y adversos, en los que ya no sorprende que hayan pinchado seis de los primeros ocho clasificados. Los de abajo achuchan para salir de la zona tenebrosa. Es la igualdad en su máximo esplendor y un clásico en los finales de temporada de Segunda.

El Zaragoza nos la hizo pasar canutas. Tuvimos la clarísima ocasión de Alvarito y el primer chispazo de Güiza, pero Cifu en unas y los fallos del equipo maño en ataque, en otras, no hizo que la ventaja se ampliase.

Y por enésima vez, el equipo tocaba a rebato. Y en un balón colgado al área y despejado de manera deficiente por la zaga zaragocista, estaba el pequeño mosquetero de Gibraleón. Y tiene veneno. Mucho. E hizo bueno el mensaje del capitán. Vimos la piña del vestuario del Cádiz. Y Servando, aunque no jugase, mandó un mensaje a sus jugadores. Era el mensaje, del que quiera vencer al Cádiz, va a tener que sudar sangre. Era el mensaje, de que la pelea no se negocia. Y están convencidos. Era el mensaje, de que saben de que de ahí, no los baja nadie.

Ni Dios.

Palabra de capitán.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies