martes , 22 septiembre 2020

DE AQUÍ NO NOS BAJA NI DIOS

“De aquí no nos baja ni Dios” Así resonaban las palabras de Servando en su arenga en el túnel de vestuario antes de comenzar un choque crucial y así debe de grabarse a fuego en la mente de cada uno de los titanes que salten hoy, al terreno de juego.

Las cosas no son tan fáciles como parecen, desde el sofá de casa todo se ve desde otra perspectiva, pero luego hay que saltar al campo y batirse el cobre. El peso del cansancio, las lesiones, sanciones y demás adversidades también añaden un punto extra de dificultad en todo este entramado final de campeonato vertiginoso.

Por suerte o por desgracia para el pobre, para el humilde, las bienaventuranzas nunca son fruto de la casualidad ni de la suerte, son signos de un esfuerzo y un sacrificio mesiánico. Y por eso somos el Cádiz CF y somos del equipo de nuestra tierra a muerte, porque nos enorgullece enarbolar el estandarte de la humildad, del equipo pequeño que cuando lo necesita su sombra se agiganta de manera descomunal y es capaz de mirar a los ojos a cualquiera que ose  interponerse en su camino. Somos del equipo donde un océano traspasa más allá de las murallas para convertirse en una tempestad de corazones  que bombean al mismo compás de rabia y pasión para arrastrar a un autobús hasta las entrañas del Templo.

“De aquí no nos baja ni Dios” Debe ser hoy, el hilo musical  que envuelva nuestras gargantas.

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies