DE NUEVO EL FÚTBOL ES INJUSTO CON NOSOTROS

Dos minutos separaron al equipo gaditano de la clasificación matemática para los anhelados playoffs. Dos minutos que hubiesen significado el paréntesis momentáneo  a un sufrimiento continuo. Porque a pesar de que el objetivo esté más que cumplido, nos invade la ilusión y el gusanillo de intentar conseguir ese pasito más.

Dos minutos de un partido que a modo de Dejá vu cada aficionado podría llegar a imaginarlo en su cabeza. “Si no rematamos el resultado, al final  nos empatan”  Empate que caía como un jarro de agua fría sobre la afición pero que gracias a los resultados que se estaban dando, no parecía estar predestinado a la debacle más absoluta.

Un empate a falta de dos minutos del pitido final, que marcan el devenir de la  última jornada del campeonato regular y que ofrece como garantía y como  vía más fiable  posible la victoria a domicilio en feudo nazarí.  Todo lo que no sea sumar los tres puntos se antojaría como una combinación nifernal de rocambolescos  resultados y de alineaciones de planetas.

Todo a una carta para el desenlace final, sufrimiento perpetuo, tensión máxima y corazones bombeando a 10.000 revoluciones por minuto Tan solo dos minutos nos han separado de la frenada de la caída capilar, de la pérdida de queratina en las uñas y del envejecimiento prematuro. Achaques comunes ya de sobra conocidos por toda la legión de aficionad@s cadistas.

Dos minutos que fueron suficientes, para demostrar una vez más que el fútbol vuelve a ser injusto con nosotros.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies