DEL RENACIDO CERVERA A LA REALIDAD DE MANU VALLEJO

Algo ha cambiado en Carranza, y el ambiente que lo envuelve, viene cargado de ilusión, creencia y fe. El aire que se respira, rezuma sosiego, calma entre las tempestades y la predisposición del respetable. Tres victorias consecutivas en liga, ratifican la buena dinámica del equipo y el nuevo cauce que ha tomado la situación.  Un cariz totalmente diferente, marcado por dos grandes acontecimientos que sobresalen sobre el resto.

En primer lugar, el renacer de las cenizas de Álvaro Cervera, un hombre juzgado y setenciado que ha sabido reconducir la situación, reinventarse y ser capaz de dar un giro  de ciento ochenta grados, para revertir una dinámica que no presagiaba los mejores augurios.  Un replanteamiento de las circunstancias contra todo pronóstico, realizado en tiempo y forma, que han servido para volver a reencontrar la seña e identidad de un equipo roto, sin rumbo y abocado a la deriva.

En segundo lugar, la realidad de Manu Vallejo. Doce partidos en segunda y tres en copa, han bastado para saber, que el chiclanero lleva la sangre de los jugadores fuera de serie. Una estrella emergente viste de azul y amarillo, y entre todos tenemos que ser capaces de cuidarlo, mimarlo y arroparlo, porque una estirpe así, llevaba generaciones sin pisar Carranza. Derroche de pasión, lucha, entrega, talento y sacrificio, inundan las botas del joven atacante gaditano, que sigue creciendo a cada jornada que transcurre. Sobrepasando las barreras y saltándose los límites de la progresión.

Algo ha cambiado en Carranza, y el ambiente que lo envuelve, nos embriiaga con el aroma de nuestro Cádiz CF.

 

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies