DESPEDIDA DE UN GUERRERO

Se nos va. Mejor dicho. Nos lo quita Cordero y Pina. David Sánchez, uno de los héroes más destacados del ascenso lo echan con nocturnidad y alevosía. Hecha toda la pretemporada y avisado ayer. A 13 días para el cierre del mercado.

Este medio centro elegante, fajador y con un gran disparo y toque de balón se ganó el respeto y el aplauso del cadismo recién llegado del Melilla. Después, se mimetizo un poco con el nivel de juego de la plantilla. Aún así, en cada partido era de los más destacados. Y qué hablar de los play off. Sólo había que ver cómo terminaba los partidos para ver su nivel de entrega a la causa del ascenso.

Los aficionados deben conservar a sus héroes. Sobre todo, cuando están en plenitud y tienen nivel más que suficiente para la segunda división. No comulgo con esa fe ciega con la que algunos han recibido al tandem Pina-Cordero. Pecamos sobre errores pasados. También había un grupúsculo con fe ciega en Antonio Muñoz. El final de ese episodio es de ingrato recuerdo.

Me quedo con esta imagen. Ese misil en forma de penalti que entró por el centro de la portería del Racing de Santander. Con un David con la rabia de recoger el fruto a tu trabajo con tanto sufrimiento. Con la alegría del que sintió el ascenso como su causa. En ese penalti había 15.000 almas.

Ese día todos fuimos David Sánchez.

¡GRACIAS, TITAN!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies