DICEN QUE NUNCA TE RENDISTE

Por Jorge González

Como el caballo de Espartero, David. Así los tienes. Te veían tus compañeros como un avión en los entrenos. Como si te jugaras la vida. Recuperar la confianza del entrenador no ha sido un camino de rosas, pero sólo había una manera.

Y poco a poco fuiste entrando en las convocatorias  incluso con algunos minutos. Y te llegó el momento. Vaya si te llegó. En un campo de tronío y enjundia. Donde solo los jugadores como tú le dan gloria a este deporte.

Se te ve en los ojos, David. Se te ve ese hambre insaciable del que quiere seguir siendo futbolista. Con esa rabia del que sabe que puede hacer aquí algo muy grande. Con la amarilla y en un Carranza abarrotado coreando tu nombre. Ese instinto cazador que hoy has demostrado que no has perdido.

Ha comenzado tu liga, isleño. La liga de los que dan el paso al frente. La liga de los que nunca se escondieron. La liga del ‘tiburón’ Barral.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies