DIMITE, ÁLVARO

Después de alcanzar el mayor logro de la historia de una institución y coronarte como el único entrenador que ha conseguido los ascensos de Segunda B a Segunda y de Segunda a Primera, te puedes permitir el lujo de casi todo, Álvaro. Tu superior se ha pasado por el forro del traje tus insistentes peticiones. Tus lamentos sobre la falta de un lateral izquierdo para recambio del Pacha. Te han ninguneado por activa y por pasiva y la situación se antoja para que termines esta misma mañana tu entrenamiento y dimitas. Irte sin hacer ruido, de la misma forma que viniste.

La dejadez y una desastrosa gestión sólo está al alcance de un director deportivo que dejó diferentes desastres en Sevilla: la vuelta de Nolito, Corchia, Carole, Geis,… El desastre ha llegado al Cádiz. Óscar Arias se está coronando como el gestor deportivo más incompetente de la historia cadista y no merece un entrenador que no solo le salva el culo, sino que le ensalza su lamentable trabajo. Con Manolo enriqueciéndose a manos llenas a costa de tu trabajo y soltando discursos huecos por los medios.

Se rumorea que el Cádiz ha tenido que destinar una cantidad aproximada de siete millones de euros en rescisiones, que unidos a los diez de las dichosas cláusulas de compra obligatorias, dejan un bonito número diecisiete kilazos. ´Pecata minuta´ para los pufos que dejó en el Sevilla, con Monchi arreglando aún, los desaguisados de su única temporada en Nervión.

Nada se te puede reprochar, Álvaro. Con un equipo de Segunda. Exprimiendo a una plantilla que difícilmente rendiría igual con otro entrenador, se te podría excusar toda intención de marcharte del club. El fin de fiesta que te preparó tu jefe fue digno de una broma pesada, con un central que ha jugado treinta y tres partidos en Primera, con un “delantero” que se mueve por las bandas como Adekanye y con el fichaje “estrella” de Jairo, única petición expresa, a falta de lo que se sabía que iba a suceder. Con Sergio González en un limbo vergonzante, jugador del que nunca te quisiste desprender.

Dimite, Álvaro. En cualquier otra profesión se te excusaría. En el Cádiz, contigo como único dique de contención ante la vergüenza y el ridículo, sería una de las mayores catástrofes para la institución.

One comment

  1. Pues si que estáis jodidos en Cádiz,no? Con lo bien que caeis a todo el mundo!!! Os deseo suerte y que os salveis

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies