DINAMITA Y RABIA: EL NIÑO DEL CARNICERO DE LA ISLA

 

“Cumplo mi deseo de jugar en el equipo de mi tierra”. Así rezaba, David Barral en su cuenta oficial de Instagram, donde posaba orgulloso con la camiseta del Cádiz.

Es una deuda histórica que tenían ambos y que ahora se cumple. El Cádiz no vio a ese chaval que se curtía en el San Fernando, con las urgencias de subir a Segunda. Pero sí lo vio el Real Madrid, que lo firmó para su segundo equipo filial. A partir de ahí, David, comenzó una carrera lenta pero progresiva. Terminó como capitán del Sporting, debido a su carácter y su rabia para cargar el peso del equipo a sus espaldas,  cuando el partido se ponía feo. Nunca hubo una oferta de un Cádiz que se debatía entre Primera y Segunda, pero el niño del carnicero, la esperaba.

Y después de triunfar en el Levante y de varios periplos en el extranjero y Granada, se viene a jugar al equipo de su tierra.

“Lo voy a dar todo por esta camiseta”. Fueron sus declaraciones tras oficializar el club su fichaje. Jugador que viene a cubrir el hueco dejado por Güiza. Con 34 años y un físico envidiable, viene a dar tardes de gloria al cadismo. Un cadismo que ya espera impaciente la nueva temporada llena de retos. Y que está deseando ver jugar al jugador cañailla. Sacando su cuchillo en el área con la misma maestría que lo hace su padre.

Bienvenido y a dejar huella en el cadismo.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies