domingo , 25 octubre 2020
Foto: Diario de Cádiz

EL JUICIO DE CORDERO: VIZCAÍNO NOS HUNDE AÚN MÁS

Foto: Diario de Cádiz

 

La flecha de J.R. López Rivas.

Así podría llamarse la película de la que son parte, Juan Carlos Cordero, Óscar Arias y Manuel Fernández. El rol de cada protagonista os lo dejamos a vuestra elección…

El siguiente post de “Catacumbas Cadistas”, podéis encontrarlo en el siguiente enlace.

No es la primera vez que tenemos que concluir en que el presidente del Cádiz, Manuel Vizcaíno, es para el club, como se suele decir, más peligroso que un mono con dos pistolas.

Tras el despido totalmente injustificado de Cordero, y la demanda de éste, el juez resolvió el pasado 30 de Abril que ese despido, no solo no se produjo por causas objetivas, sino que las razones que lo motivaron fueron de represalias. Es así que sentenció la readmisión del director deportivo en su puesto de trabajo y el cumplimiento íntegro del contrato con todas sus cantidades desde la fecha de ese despido, con independencia de los recursos que el Cádiz tuviera a bien interponer. 

Cacareos aparte de Vizcaíno, el letrado del Cádiz, y los que fueran sobre acudir al TSJA, la realidad es que ignoraron el cumplimiento de la sentencia, y no solo no reincorporaron a Juan Carlos Cordero en su puesto de trabajo, sino que se pasaron por el popularmente conocido como “arco del triunfo” la sentencia al completo, ni emolumentos,  ni alta en Seguridad Social, incluso más aún: se jactaron de ello cuanto creyeron conveniente en prensa.

Fue así que Cordero acudió nuevamente a esa sala del juzgado a exigir la ejecución de la sentencia. Hoy hemos conocido que el juzgado ha resuelto que el director deportivo, con independencia de que sea o no readmitido en la práctica de sus funciones, o de cualquier otra, como si lo quieren dejar en su casa, debe seguir estando en la nómina del Cádiz C.F., con su correspondiente alta en Seguridad Social, independientemente de lo que pueda sentenciar en el futuro el TSJA.

Haciendo cuentas, así por encima. El Cádiz, por obra y gracia de Vizcaíno tendrá que pagar a Cordero a razón de 20 mil euros mensuales en tanto esto se prorrogue, a lo que hay que añadir aquellos 165.000 euros dejados de percibir por Cordero desde el día de su despido. Le añaden los intereses y las costas, que se van incrementando en cada acto que provoca Vizcaíno, ya sea cuando se pone de perfil y no atiende a los requerimientos o las sentencias, ya sea, como dirían en una tertulia de “bache”, cuando se pone  “a echarle cohone a su señoría”.

Sumen y sale una cantidad desorbitada en un club que va a tener a un director deportivo, fichando de “aquella manera” – repasar el mercado de invierno pasado gastando casi 2 millones de euros -; otro en Madrid, Antonio Fernández que algunos aún no nos hemos enterado a que se dedica. Declaró el propio Fernández en su día: “les gustaría que yo formara parte de la misma, pero estamos viendo de qué manera. Yo estoy en Madrid y no me puedo dedicar de manera exclusiva. Puede ser un asesoramiento externo, pero sin presencia física en el día a día”. No hay que olvidar la presencia en este organigrama de Enrique Ortiz Moruno, el que vio en Despotovic al goleador que necesitaba el Cádiz.

Pero no nos engañemos, este juicio no lo está perdiendo Vizcaíno, lo está perdiendo el Cádiz, por la negligencia de su presidente, por estar decidido a hacer de su capa un sayo, y no puedo evitar tener la sensación de que por no salirse un milímetro de su verdadera intención oculta, absolutamente beneficiosa para él. Lamento esta situación además porque un profesional, cuya valía no vamos a venir a descubrir ahora, se ve obligado a una situación en la que no va a desarrollar sus capacidades, ahí entiendo que pierde él y nosotros como cadistas. Cordero, declaró tras la sentencia del 30 de Abril, que no solo estaba dispuesto a incorporarse a su puesto de trabajo sino que lo veía necesario por los acontecimientos que estaban ocurriendo en el vestuario. Pues va a ser que no, y veremos cuanto lo tendremos que seguir lamentando.

Vizcaíno, por su parte, como dispara con dinero ajeno, se mantiene en sus trece. De momento toda esa pasta que va a costar no sale de su bolsillo. Esperemos que el día de mañana, si es que estamos, podamos ver que alguien toma las medidas para que responda él, y solo él, de este desaguisado. Hasta entonces, seguirá programando actos y farándulas de cara al pueblo para poner telones que oculten la realidad, el nefasto día a día del que quiso ser el presidente de los ascensos y la historia le terminará poniendo en el sitio que realmente le corresponde, el de una de las presidencias más funestas. Existe otra, pero parece haberse empeñado en igualarla o incluso superarla.”

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies