EL CÁDIZ CONQUISTA EL SÁNCHEZ PIZJUAN Y PASA A CUARTOS DE LA COPA DEL REY…

Por Jorge González

No se puede creer. El Cádiz de Álvaro Cervera sigue sorprendiendo a propios y extraños y en un apasionante partido de vuelta en el Ramón Sánchez Pizjuan, se ha impuesto al Sevilla F.C, por 1 a 3. 

El partido comenzó con los de Álvaro Cervera sometiendo al Sevilla a una presión asfixiante. Hasta que en un robo en tres cuartos de Álex Fernández, supuso el 0 a 1 en el minuto 6. Un mundo y la afición cadista allí presente ni se lo creía. Foto calcada a la del Benito Villamarín y a encomendarse a los santos. 

Siguió el Cádiz presionando a un Sevilla debilitado por la paliza que recibió a manos del Betis y en el minuto 36, Dani Romera a pase por banda de un colosal Aitor García, remachó el centro al fondo de las mallas. La provincia de Cádiz se paralizaba. Los bares rugían y Nervión sufría un ciclón amarillo convertido en furia. Vaya partido de entrega, rabia y cojones que han disputado en el partido de hoy. Ya no puede descartarse nada en este torneo del KO, con este Cádiz agigantado por la confianza de las victorias, por un esquema inquebrantable y por la fe ciega y absoluta en una idea hecha nuestra: “La lucha no se negocia”.

La segunda parte, con la eliminatoria empatada fue un asedio por parte del equipo sevillista a la portería defendida por Yáñez. Y fruto de ese empuje, llegaría el gol de Muriel a pase de Sarabia. 1-2 y el Cádiz se volvía a quedar fuera de la Copa del Rey. Pero Álvaro Cervera no fue a Sevilla a tirar la Copa, ni mucho menos, y en el minuto 62 dio entrada a los puñales. Dos jugadores que van directos al Olimpo Cadista. Álvaro García y Salvi se han convertido por derecho propio, en la pesadilla de Nervión. El sevillismo siempre recordará, cómo esos pequeños extremos, se convertían en la mayor de las pesadillas de todo un campeón de la UEFA.

El Cádiz tocó a rebato y el Sevilla reculó por esa presión que imprimieron los extremos cadistas. En el minuto 75, Salvi encendió la moto en un contragolpe, con un Escudero impotente viendo cómo se alejaba el sanluqueño. Su centro fue rematado por Dani Romera al palo. El pavor se instalaba en el viejo Estadio sevillista. Un par de llegadas más por las bandas, fueron sinónimo de peligro, pero Salvi en un caso y Romera en el otro no estuvieron acertados en el remate.

El partido llegaba a su fin, hasta que apareció de la nada… Un Alvarito volando bajo sobre el césped de Nervión. Un córner sevillista, fue despejado por Villanueva, y Álvaro García controlando el balón empezó a volar. Sesenta metros en un vertiginoso sprint con balón al que los jugadores sevillistas perseguían impotentes. El utrerano se coló en el área solo, con un Soria tapando los espacios y en una nueva aceleración del extremo cadista, superó al cancerbero sevillista dejándolo atrás. Casi sin ángulo y con el cadismo sin respiración, el pequeño utrerano mandó el balón a las mallas. Los cientos de cadistas estallan. La provincia explota. Minuto 88 y Nervión se queda vacío.

Quedan seis minutos para finalizar el partido y el Sevilla saca coraje. En un córner botado por Banega, el cadismo quedó helado con un remate de Ben Yedder, que en un efecto óptico pareció gol, impactando en el lateral de la red. Pero se apretó los dientes….

Este es el sueño de un cadista. Esto es sólo ficción. Pero esto es lo que desea y anhela el cadismo. Impossible is nothing…

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies