EL CÁDIZ TIENE UN DIAMANTE EN BRUTO

Foto: La Voz Digital

Por Jorge González.

Fin del partido en la Romareda, cuando dos jugadores cadistas enfilaban solos la portería con Cristian Álvarez en nuestro campo. El árbitro pita el final y se suman 18 puntos de 18 posibles. Nuestro capitán, con el brazalete que ruge enloquece y se retuerce de rabia y alegría. Casi cuarenta castañas y está viviendo el mejor momento de su carrera. Un cadista se acerca hacia él. También enloquecido a abrazarlo y a compartir la historia que está escribiendo este equipo.

Ese cadista es David Carmona. Chaval joven, educado, culto, solidario y un jugador como la copa de un pino. Lo ha demostrado cada vez que ha tenido que jugar. Filtrando pases más propios de mediapuntas. Ayer, dejó a Lekic solo en un mano a mano con el portero argentino que sacó una mano prodigiosa. En este mismo escenario, David filtraba por su costado un milimétrico pase a Manu Vallejo que a la postre, valió el pase de Copa con el gol del chiclanero. Hace justo un mes, se fajaba contra el Espanyol, jugando un gran encuentro.

Hay que cuidar a este chaval. Polivalente, solidario en defensa y alegre y con calidad en ataque. Y una calidad humana incalculable. Su visita al cadista que sufrió un infarto y esa camiseta de regalo, hizo que ese corazón bombeara con la fuerza de un niño.

Nos fundimos en ese abrazo, David. Orgullosos de ti como jugador y como persona.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies