EL ESPÍRITU DEL GUERRERO URUGUAYO

Se acerca el partido ante el Córdoba y entre tanto se nos viene a la mente un jugador que militó en ambos equipos. Un jugador que dejó huella en Cádiz debido a su carácter luchador y tenacidad dentro y fuera del terreno de juego. Se nos viene a la memoria el ímpetu del gladiador uruguayo, el espíritu del charrúa que creció y se retiró en su equipo natal, el Defensor Sporting de Montevideo, la sombra del guerrero se cierne sobre el próximo duelo, D. Andrés Fleurquín entra en escena.

Temporada 2004-2005 un hombre experimentado de 29 años que había participado en la Champions League en la filas del  Galatasaray,  conocedor de la categoría de plata de nuestra liga, gracias a su año en el Córdoba y avalado por su paisano Lictor Esparrago, le fue suficiente para que “Flamenquín” desembarcara en el Cádiz C.F.

Poco tiempo le bastó para ser la prolongación de la garra del aficionado en el campo, se dejaba la piel, sudor, sangre y el alma en cada partido, defendiendo el escudo de su pecho como si no hubiese un mañana. El destructor rochense ejercía los galones en la medular,  marcaba su territorio dando apoyo y obstaculizaba cualquier línea enemiga que intentase abrirse paso.

En sus seis temporadas como amarillo, el equipo solo militó una temporada en el pozo de la 2ª división b,  consiguiendo vivir el ascenso a Primera división, un campeonato de 2ª y la etapa más consolidada de bloque ,con el famoso “once de Chapín”

Este próximo sábado, no necesitamos apelar al espíritu de cualquier revulsivo, para confiar en la victoria. En Cádiz apelaremos al espíritu de “Flamenquín” para saber que lo dejaremos todo en el campo y que la lucha no se negocia.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies