EL INICIO DEL GUERRERO

Volvemos esta noche al templo de La laguna. Otro año más. Con nuevos retos, ilusiones y esperanzas. Hace más de treinta años que me iniciaron en esto. Ese paseo desde mi casa, paralelo a la vía del tren que después había que cruzar por la pasarela se me hacía eterno. De la mano del que me bautizó en esta bendita locura. Con mi bufanda amarilla y azul tejida. Enorme. Me parecía que iba a ver el mayor espectáculo del mundo. Pasando el Cerro del Moro, Alimentación Conchi y Peluquería Leveque. Ahí aparecía nuestra pasarela que desembocaba en un edificio nuevo: Los bruzones. Al pasar al otro lado, nos tomábamos algo en el bar “Rías Baixas”. Veías la marea de gente pasar mientras todavía por el calor del verano te tomabas un refresco. Terminados ya, reemprendiamos la marcha. Llegando al templo veías esa enorme torre. Ese terreno lleno de coches aparcados detrás de Preferencia. Esa piscina municipal detrás de Tribuna. El entrar dentro era el mejor momento. Ese cosquilleo de ver tanta gente junta. De ver a tus jugadores de amarillo. Una nueva temporada. Una nueva ilusión.

Y ahí sigo. Ilusionado ante el primer partido de la temporada. Con ese mismo “gusanillo” antes de entrar. En el mismo sitio, donde como decía Sabina, lloraba mi abuelo. El que me llevaba de la mano. El que me inició en esto.

Otros niños fueron al antiguo campo de la Mirandilla. Y otros al recién inaugurado Carranza. Por todos esos niños y por todos esos que hoy se inician en Carranza…

¡BIENVENIDOS A ESTA BENDITA LOCURA!

¡A POR ELLOS!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies