EL MEGÁFONO ETERNO RECLAMA A LOS CUATRO EJÉRCITOS

Una batalla en Carranza se vislumbra en el horizonte. Tres partidos consecutivos en feudo gaditano que pueden marcar el devenir de los intereses de la temporada. Lugo, Córdoba y Zaragoza son los rivales que deben morder el polvo y no pueden  profanar el templo de los sinsabores más celestiales.

Desde mas allá de las estrellas, desde la inmensidad más absoluta, desde donde la línea que une el ancho del mar con la profundidad del cielo, se antoja insignificante,  no deja de resonar un ruido incesante, atronador e imperante, un sonido en forma de rugido que brota desde una garganta desgañitada, ronca y magnánima. Es el sonido del megáfono eterno que reclama la llamada clamorosa de sus cuatro ejércitos.

Cuatro ejércitos dispuestos en formación de gradas para rodear  y dejar sin escapatoria al adversario. Cuatro ejércitos que deben ser dignos del honor de representar, manifestar y acudir ante la señal divina. La señal del todos a una, la del somos imparables y la del que no jueguen con nuestros sueños, Porque ante este reclamo los fieles súbditos deben de consagrarse en la más cruenta de las batallas, la del apoyo incondicional con el alma y la garganta dispuestas a desgastarse hasta la extenuación.

Un sonido irrumpe en el silencio de nuestros corazones, la llamada ha sido iniciada y la disposición de los cuatro ejércitos se ha puesto en marcha. El megáfono eterno ha marcado el camino para encumbrarnos y forjar nuestro destino. Todo depende de cada de uno de nosotros. El megáfono de “Bague” precisa de la unión del cadismo.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies