lunes , 23 noviembre 2020
Por Jorge González

EL MOMENTO EN EL QUE DAVID TAMBALEÓ A GOLIATH

Por Jorge González

Carranza se vistió de gala por primera vez en esta temporada. El ambiente sólo pudieron enturbiarlo sus desagradables embajadores del equipo sevillista. Aquellos que por una falta de planificación inédita en los dispositivos policiales, rompieron el cordón que los pastoreaba hacia el templo y causaron numerosos altercados en los alrededores del Barrio de La Laguna. Un club con cinco títulos europeos, tanto como cacarean, no puede dejar que esta gentuza los represente, ante todo porque la imagen de club grande mengua, y la grandeza se convierte en intento de sometimiento a lo que estos desgraciados exijan… Vayamos al partido, que aún perdiendo es más agradable.

Nada que reprochar al Cádiz. Quizás los dos errores defensivos por lo que se produjeron los goles, cierto grado de apatía de Moha Traoré y muy poco más

Nada que reprochar al Cádiz. Quizás los dos errores defensivos por los que se produjeron los goles, cierto grado de apatía de Moha Traoré y muy poco más. Sigue siendo ese equipo compacto y rocoso al que nos tienen acostumbrados. Con la agradable sorpresa de ver que Alberto Perea puede ser un jugador muy aprovechable. Con las buenas sensaciones dadas por Rober Correa después de estar tanto tiempo en el dique seco. Con un Garrido como perro de presa. Con un Álex que se agiganta más en cada partido. Un Barral peleón y dos centrales inexpugnables. Todo esto con cinco jugadores no habituales (aquí suplentes no hay ninguno) como son Rubén Yañez, Aitor García, Alberto Perea, Moha Traoré y Rober Correa.

Los goles fueron dos errores provocados por la calidad del contrario. Todo hay que decirlo. A Nolito sólo nos vamos a enfrentar de nuevo, la semana que viene en el partido de vuelta. Y a los pases en largo milimétricos del 74 veces internacional danés, Kjaer, exactamente igual. Nada de dramas. Nada de amargura porque este equipo al que nos hemos enfrentado, viene de meterse en Octavos de Liga de Campeones de Europa.

Los goles fueron dos errores provocados por la calidad del contrario. Todo hay que decirlo. A Nolito sólo nos vamos a enfrentar de nuevo, la semana que viene en el partido de vuelta.

Lo mejor que hemos visto esta noche es algo a lo que nos estamos acostumbrando y es un lujo muy caro: la endiablada velocidad de Alvarito y Salvi. El progreso de estos dos jugadores no los puede llevar a otro sitio que no sea la Primera División. Entre los dos se encargaron con su presión asfixiante, de meter los últimos 25 minutos a un todopoderoso Sevilla en su propio campo. Entre los dos fabricaban jugadas. Provocaron el penalty… Esperemos que no llegue nadie pagando las cláusulas. Si acaso para el mes de Junio. Fue el momento en el que David tuvo contra las cuerdas a Goliath.

Y ahora a dejar de mirar la Giralda que viene una incursión del Reino Nazarí a intentar asaltar Carranza. Y esa sí que es nuestra guerra.

Lo de los penalties, que llamen a Iker Jiménez…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies