lunes , 30 noviembre 2020

EL VERDADERO HÉROE DEL GOL DE CARLOS CALVO

 

En el minuto 4:35 podéis encontrar la acción que lo cambió todo. Despotovic siempre tuvo claro que el sacrificio era su principal arma para comer de esto. Fue un currante del fútbol. Un tipo de los que nada le regalaron y se curtio a base de caer, sufrir y trabajar. La letanía de cualquier guerrero que debe abrirse paso entre fuego cruzado y que se niega a la rendición.

Despotovic llega al Cádiz en el mercado de Enero de 2016 con la misión de meter goles y de buscar alternativas a Lolo Pla y a Dani Güiza, que eran dos perfiles distintos al delantero serbio. Ranko juega 481 minutos con Claudio Barragán y Álvaro Cervera durante la Liga Regular. Desespera y desquicia al respetable con un juego plano, sin mordiente y negado de cara al gol. El típico ‘cachondeito’ de Carranza cuando a Carranza le da por un jugador.

Con más pena que gloria, el Cádiz alcanza un Play Off por el que nadie da un duro. El jugador no es convocado en la eliminatoria contra el Racing de Ferrol, que contra todo pronóstico, el Cádiz consigue ganar en una tarde de furia en el campo de A Malata.

El futbolista serbio sigue sin ser convocado en el siguiente encuentro frente al Racing de Santander. El Cádiz gana de penalti a un durísimo rival y se cita en el mítico Sardinero para la vuelta. Ranko es convocado y viaja a Santander, donde a pesar de no jugar un solo minuto, se mete de lleno y disfruta en la fiesta del córner donde 1500 cadistas sufren, lloran y luchan de alegría por su equipo.

El Cádiz-Hércules cita a 18000 cadistas. La afición amarilla ya huele la sangre de lo que supondría salir de ese maldito infierno de la segunda B, después de seis infaustas temporadas. El partido es feo y bronco. Con más oportunidades para los amarillos, aunque sin mucho peligro. En el minuto 76 nuestro héroe entra en el campo sustituyendo a Dani Güiza. En su primera jugada le sale un horrendo tiro cuando se pudo haber internado más en el área. La precipitación le juega una mala pasada, pero Ranko nunca fue de los que se achantaban.

El minuto 84 es clave para el devenir de los últimos cuatro años del Cádiz. Carlos Calvo hace un envío en largo a Despotovic que tiene que ser parado a 25 metros del área por un Atienza que recibe además, tarjeta amarilla.

El resto es literatura. Hay héroes sin nombre. Anónimos que pusieron su granito de arena en un momento en el que el futuro pudiera haber tornado para peor. Sin Despotovic, seguramente esa falta no se hubiera cometido. Quizás, sin esa falta, nuestro presente sería peor.

Gracias, Ranko. Los cimientos del Cádiz actual llevan tu nombre.

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies