ENTREVISTA A SALVADOR LUQUE: LEYENDA VIVA DEL CÁDIZ C.F.

 

Hay fotos de la historia del Cádiz, míticas. El gol de Oli en Chapín. El beso de Mágico a Rovira en el vestuario. Un Kiko Narváez joven, con un control de malabarista. Pero hay una foto por encima de todas ellas. Es la foto de un escudo. De un gaditano y cadista agarrotado. Llorando por un ascenso. Aquel que marcó a Pintinho, Stielike o Cardeñosa. Una foto de otro tiempo, inmortal. Una foto de nuestra historia. De los que sabemos que para conseguir los objetivos, hay que sufrir. Hay que darlo todo. Nunca nos regalaron nada. De eso sabe mucho, nuestro protagonista. Ese joven que no podía articular palabra ante el micrófono de José María García, después de ascender a Primera División.

Salvador Luque. Sangre amarilla.

Noticias Cadistas: Alicante es la provincia del partido más importante, que puedes haber jugado en tu vida. ¿Qué te llevó a rehacer tu vida en esa provincia?

Luque: Yo terminé mi carrera deportiva en el Eldense, club de la provincia de Alicante. Eché raíces aquí y tuve a mi hija. Es mi hogar, pero de todas maneras echo mucho de menos Cádiz.

NC:  ¿En qué partido debutas con el Cádiz?

Luque: Debuté en Castellón en la 78/79 con el Cádiz. Debuté marcando, así que tengo un gran recuerdo de ese partido.

NC: Aparte del partido en Elche, ¿Qué partido recuerdas con especial cariño con la camiseta del Cádiz?

Luque: Son muchos los partidos. Pero me quedo con un Trofeo Carranza en el que jugamos la final contra el Sevilla. Me tocó defender a Pintinho en el centro del campo. El ambiente era una caldera y el empuje de la afición, increíble. Ahí ganamos nuestro primer Carranza. Nunca se me olvidará.

NC: ¿Qué supuso Elche para ti?

Luque: Es inexplicable con palabras. Sólo hay que verme en la foto con José Maríia García. No podía hablar, no podía articular palabra. Son muchas emociones las que me vienen a la cabeza. Íbamos de tapados, porque esa temporada no fue especialmente buena. Pero en los últimos cinco o seis partidos lo ganamos todo. Y llegamos con opciones…

“Es inexplicable con palabras. Sólo hay que verme en la foto con José María García. No podía hablar, no podía articular palabra.”

NC: Ves tu foto con José María García y ¿qué piensas?

Luque: Nadie se esperaba lo que iba a suceder. Fuimos a ese partido sin presión, pero con la mentalidad de darlo todo. No te sabría explicar. No podía reír, no podía llorar. Estaba agarrotado. Era una mezcla de sensaciones muy intensas. Es un momento que lo tendré para siempre en mi cabeza.

NC: Jugaste con el Cádiz ‘Matagigantes’. El equipo bajó a segunda por diferencia de goles ¿Qué falló esa temporada, después de ganarles a los grandes como Real Madrid, Barcelona, Real Sociedad, Sevilla o Atlético de Madrid?

Luque: La clave estuvo en que los rivales directos nos quitaron muchos puntos. Nos sentíamos más cómodos jugando contra los grandes. Te daban más espacios y nosotros teníamos un equipo de mucha calidad. Aprovechábamos esas grietas para ganar a los grandes. Los rivales directos eran más correosos y se encerraban mucho atrás. Fue una pena.

NC: ¿ Compartiste vestuario con Mágico, explícanos que significó hacerlo con esa leyenda?

Luque: Ufffff… Yo estuve la primera temporada en la que llegó. Cuando lo vimos aparecer, decíamos, “¿de dónde ha salido este? Pero en los primeros entrenamientos ya veíamos la calidad infinita que atesoraba. Nos quedábamos pasmados con las cosas que hacía. Recuerdo que en los vestuarios le tirábamos un jabón mojado y lo dejaba clavado con el empeine de su pie. Era increíble. Jugadores como él, Messi, Cruyff y pocos más.

“Nos quedábamos pasmados con las cosas que hacía. Recuerdo que en los vestuarios le tirábamos un jabón mojado y lo dejaba clavado con el empeine de su pie. Era increíble.”

NC: ¿Alguna anécdota simpática confesable del vestuario?

Luque: Muchas. Pero de la que más me acuerdo, fue la de un Atlético de Madrid-Cádiz. Nos fuimos al descanso al vestuario y a la vuelta el árbitro nos dijo que sólo habían diez jugadores del Cádiz. Que faltaba uno. Era Mágico que se había quedado dormido en la camilla, y Rovira tuvo que ir a sacarlo al terreno de juego.

NC: ¿Qué supuso Drago Milosevic para ti?

Luque: Al principio, cuando llegó, parecía un entrenador duro. Pero después vimos que era un entrenador que sabía gestionar muy bien el vestuario. Le encantaba entrenar con la pelota y creo que ese era su éxito. Físicamente, nos daba grandes palizas, pero casi siempre eran con balón, por lo que se hacían los entrenamientos muy amenos. Era un gran entrenador. Me decía si podía con Cruyff, Pintinho o Cardeñosa, y yo siempre le decía que  sí.

NC: ¿Que diferencias ves entre vuestro Cadiz y el actual?

Luque: Creo que falta complicidad entre los jugadores. Cuando íbamos perdiendo, todos nos animábamos y nos dábamos fuerzas a gritos en el campo. Hay muy buenos jugadores ahora, pero veo que falta ese empuje que entre todos nos dábamos para sacar muchos partidos adelante.

NC: ¿Cómo.viviste el ascenso en Alicante contra el Hercules?

Luque: Pues estuve en el Rico Pérez, con mi yerno y mi nieto, animando al Cádiz. Ver ascender al equipo, fue una alegría muy grande. Estuve con Baena y otros jugadores de mi quinta. Fue algo precioso. Ver todo Alicante, con tantos gaditanos por la playa y con ese empuje y esa alegría, me llenó de emoción.

NC:  ¿Ves posibilidades de alcanzar los play off?

Luque: Por supuesto que sí. Con tres o cuatro puntos, creo que serán suficientes. Y el equipo lo tiene todo para conseguirlos.

NC: ¿Y de subir?

Luque: Si. Puede ser. El Cádiz tiene equipo para ello. El equipo juega muy bien en los partidos de fuera y tiene que aprovechar la oportunidad. Lo veo con posibilidades reales.

NC: Un deseo para el equipo amarillo.

Luque: Que la afición vea a su equipo en Primera. Es lo más grande que podría pasar. Se me caerían las lágrimas si pasara. Tenemos que estar con ellos a muerte. No podría pasar nada más bonito.

El 1910 no sólo es la fecha de la fundación de este equipo tan querido. Son las historias de los que formaron parte de él. Los que lo amaron y lo quisieron en tiempos en los que, a duras penas, se ganaba dinero en este mundillo del fútbol. Larga y plácida sea tu vida, Salvador.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies