ESTILOS, SISTEMAS Y DEMÁS VARIEDADES

Si algo ha caracterizado al equipo amarillo desde que Cervera tomó las riendas del mismo, es precisamente el estilo de juego. Un estilo que nos ha llevado a ser el conjunto competitivo que somos a día de hoy.

Es evidente que cuando las cosas no salen o no funcionan, el debate se reabre y se cuestiona todo lo que ha servido tiempo atrás. Pero quizás el asunto no sea el cambio de estilo, puesto que bajo un punto de vista sesgado, puede resultar hasta contraproducente. Cambiar dinámicas de entrenamientos de casi dos años a mitad de una temporada, puede, no ser la solución a  la mala racha sobre todo lejos de Carranza. Con este estilo la temporada pasada, éramos capaces de generar bastante peligro como visitantes y de ganar a rivales que defendían el buen juego y el fútbol ofensivo.

Un estilo alegre y de toque, no garantiza para nada el devenir de un encuentro. Resumimos la segunda parte en El Sadar como la alternativa perfecta para poner en práctica a partir de ahora. Sin querer ver que Osasuna era un conjunto muy necesitado de confianza y autoestima y la presión a la que estaba sometido su técnico hizo que tras encontrarse ese magistral lanzamiento de falta, los temores de un posible empate o derrota asaltasen la mente del entrenador, que intentó amarrar el resultado como si la vida le fuera en ello.

Un bache sólo se supera con trabajo y con esa pizca de suerte necesaria que hacen que las cosas cambien en un abrir y cerrar de ojos. Esa chispa de fortuna que hará que los extremos vuelvan a desbordar, los delanteros enchufen alguna y se saquen los partidos con victorias. Tengamos en cuenta que la segunda división española es de las categorías más igualadas del mundo y que hay verdaderos plantillones  luchando tanto por puestos de ascenso a primera como por mantener la categoría.

No se trata de un simple cambio de sistema, se trata de volver a ganar la confianza de la plantilla y de volver a sentir esa mentalidad competitiva y ganadora. Volvemos a necesitar más, recuperar el factor psicológico y mental que el meramente físico.

Seguimos en la pomada, quedan partidos y sobre todo quedan ganas. Sólo es cuestión de que la pelotita vuelva a cruzar la línea de gol.

 

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies