LAS FINALES DE CADA DÍA

En estas últimas jornadas el tópico de las finales inunda la actualidad cadista, un tópico que pretende marcar el devenir en el tramo decisivo de la temporada, donde se compite por pelear los puestos que dan acceso a los Play Off de ascenso a la primera división.

Pero acaso la sufrida afición amarilla ¿No ha sentido jugar finales desde tiempos inmemoriales? En cada día de partido en el templo, en cada desplazamiento ,en cada alma y garganta de cada uno de los aficionados que contemplan expectantes el juego de los suyos, en cada corazón dispuesto a latir a ritmo de goles y “uys”, en cada lágrima derramada con los sinsabores de la amarga derrota. En todos y cada uno de nosotros siempre se alberga una final, no de títulos europeos ni laureles de victoria, sino de orgullo, pasión y satisfacción de seguir al club más grande de la historia, donde las finales se disputan un domingo cualquiera y se celebra cada victoria entonando nuestro himno como grito de guerra invocando al espíritu del guerrero.

No, nuestras finales no cosechan trofeos, tan solo el fervor de sentir nuestro escudo en lo más hondo de nuestro pecho y ondear al viento nuestras bufandas, orgullosos de sentir los colores de nuestro equipo

11

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies