GIL MANZANO, EL CADISMO TE DESEA LO PEOR EN TU CARRERA PROFESIONAL

Jesús Gil Manzano, los verdugos deben ser fríos e implacables. No hacerse preguntas que discutan el sistema y el trabajo que tienen asignado. La mano que empuña el hacha, las que giran el mecanismo del garrote vil, el dedo que aprieta el botón de la silla eléctrica o el soldado que empuña el arma en un pelotón de fusilamiento.

Engranajes perversos de un sistema injusto revestido de transparencia con el VAR. Todo el mundo lo ve. El rearbitraje abría un nuevo mundo de posibilidades a la competición. Suponía un cedazo a la manipulación arbitral en favor de los grandes y daba más posibilidades en ese sentido a los equipos pequeños. El punto de partida debía ser el mismo para pequeños, medianos y grandes y la competición sanaría quedando atrás casi cien años de ponzoña.

Pero no. Que la utilización del VAR suponga semana tras semana, el mismo quebradero de cabeza a los equipos pequeños, sólo conlleva el aumento exponencial de la mentira de la competición. Los árbitros rearbitran sus propios errores delante de una pantalla y el pequeño sigue siendo perjudicado.

Lo del Cádiz esta temporada con los árbitros es un escándalo de proporciones bíblicas. El libro de Los Jueces nos narra el ajusticiamiento al que fue sometido el pueblo judío, sometido a una vida seminómada y transhumante. Como la condena del cadismo. Vivir en una alternancia divisional que forme parte del sistema y de la historia. Para eso utilizan a sus jueces. Como Gil Manzano, el cual, el cadismo se caga en sus muertos.

One comment

  1. curioso apellido…

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies