HAY UN MOSQUETERO EN GIBRALEÓN

Gibraleón es una población muy cercana a Huelva capital. Nuestro mayor orgullo de las letras, Cervantes, buscando mecenas para publicar un tal “El ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, apareció por allí y dio con el Marqués de Gibraleón. El “ingenio de las letras”, era soldado. Mosquetero…

400 años después nació un niño con alma de mosquetero. Ese que cuando todo está perdido, aparece de la nada para destrozar a los rivales. Lo hemos visto contra Getafe, Alcorcón, Córdoba, Almería, salir algunos minutos y tiene mucha pólvora para el cañón del mosquete.

Está fresco, al contrario que sus compañeros titulares, a lo que cada vez se les nota más los efectos de fatiga. Tiene hambre. Peca, a veces, de enfados, motivo por el cual, quizás Cervera lo tenga más relegado. Lo que no se puede tolerar es tener esa dinamita 80 minutos en el banquillo. Sin ir más lejos, la semana pasada contra el Nástic, hizo su tipico jugada diagonal, que salió lamiendo el palo derecho del portero.

Cervera le quiere dar el papel de revulsivo y por eso no lo saca de titular, pero siempre no vamos a tener esa suerte. Siendo el primer cambio, crecen las oportunidades de que Aitor cargue el mosquete. Ese látigo en ese 1,73 de estatura, es un lujo demasiado caro para tenerlo para diez minutos.

5 goles como cinco cargas de mosquete. El onubense pide más. Y está ‘on fire’, en el momento perfecto de la temporada.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies