HOMBRES SIN NOMBRES

Aún recuerdo aquella época . La gente no se mostró especialmente atraída por el proyecto deportivo que tenía en mente Alberto Benito. Unos decían que quién era Jonathan Sesma que venía de segunda B. Otros, que si Oli y De Quintana venían de vuelta y a trincar.

Una frase, además muy comentada, era que con la base de segunda B lo íbamos a pasar mal. Los Armando, Paz, Varela, Suárez y Pavoni estaban bien para segunda B, pero esto ya era fútbol de la liga profesional.
Un año antes, un tal Enrique llegó del Cacereño. “Hay que fichar para mejorar lo que ya hay” se comentó. Por no mencionar que quién era Fleurquin. Sólo Raúl López consensuo un poco la opinión del cadismo.

Hoy, hasta los niños más pequeños te dicen de carrerilla el once de Chapin. Estos once guerreros junto a Bezares, Manolo Pérez, Velazquez, Dani Navarrete y algunos más que me dejo en el tintero, ascendieron al Cádiz por última vez a la Liga de las Estrellas.

Hombres sin nombre que se mentalizaron en hacer un Cádiz de élite. Y como un puño fueron golpeando a rivales teóricamente más potentes hasta ascender como campeones de la segunda división.

No pasa nada porque en esta pretemporada no conozcamos a ninguno de los jugadores que se han fichado. Ya los iremos conociendo en el campo. Y con que nos dejen a mitad de tabla ya se habrían ganado el sueldo.

Hay veces, en los que no prima la calidad o el esfuerzo, sino la idea. Crear un grupo con tanta hambre de fútbol que no haya rival que se le resista.

Paradojicamente, uno de los que “venían a trincar”, como Oli, vivió según sus propias palabras “el mejor momento de su carrera futbolistica”.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies