HOY, EL FÚTBOL ES MENOS FÚTBOL

La muerte de Diego ha irrumpido como un océano de lágrimas dentro del corazón de generaciones que crecieron y amaron a este deporte con él.

La Mano de Dios deja huérfanos de sentimientos a todos esos hombres que una vez fueron niños, que jugando en la calle, tataban de imitar cada regate y cada desborde del Pelusa.

Hoy, el fútbol es menos fútbol y las puertas del Olimpo se abren de par en par para recibir al que fuese embajador de Dios en la cancha.

Hasta siempre 10, hasta siempre Diego.

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies