lunes , 30 noviembre 2020

KIKE MÁRQUEZ Y EL GESTO QUE ENGRANDECIÓ SU FIGURA

A veces, un solo gesto es capaz de determinar la grandeza  y la vileza de nuestros actos. Gestos que aparentemente no significan nada, pueden determinar el camino a escoger. La  gloria o losi infiernos.

El lanzamiento de una botella de agua, una simulación y una, recriminación, fueron tres gestos que sucedieron en décimas de segundo y que marcaron la trascendencia de los mismos.

Gesto incomprensible y horrible de aquel aficionado que en su alarde de valentía lanzó la botellita de agua al terreno de juego.  A personas de esa índole se les debería prohibir la entrada a cualquier recinto deportivo.

Gesto absurdo y ridículo del jugador rival, Mújica, quién simuló un golpe de la botella de agua, cuando ésta, ni lo había rozado por asomo.  Un tio como un trinquete llevándose las, manos a la cabeza fingiendo signos de dolor, resulta de lo más patético e infantil.

Gesto mayúsculo de grandeza y honorabilidad de Sir Kike Márquez, quién recriminó la actitud de su maltrecho compañero  por el ficticio impacto y que probablemente se encuentre con las antipatías de su propia afición. El sanluqueño actuó de corazón, olvidándose de los colores y los escudos, demostrando estar totalmente en contra de las malas artes y los engaños.

 

 

 

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies