LA CANTERA Y LAS EXIGENCIAS DEL PRIMER EQUIPO

Por Fran Orleans

Una de las típicas frases hechas para argumentar la falta de canteranos en la primera plantilla, es la famosa “Las exigencias no lo permiten”

Una frase manida, rancia y de poco peso que pretende dilapidar de forma inversamente proporcional.  la falta de oportunidades con  el objetivo que se marca el club. Una cuestión que parece que sólo ocurre en el Cádiz CF y sólo en determinadas ocasiones donde parece cuajarse un proyecto de mayor envergadura. Dado que por todos es sabido que cuando la pobreza aprieta, el ingenio se agudiza.

Esta frase jamás hubiese sido pronunciada por Don Manuel de Irigoyen, cuando las arcas del club estaban vacías y el presupuesto era irrisorio para conseguir el objetivo, que era nada más y nada menos que el de mantener toda una categoría en primera división. Los Pepe Mejías, Botubot, Mané, Chico Linares, Chano, Juan José o Luque en primera hornada y los Cortijo, Barla, Javi Germán, Quevedo, Kiko, Raul Procopio, Mateo, Arteaga, Calderón o José González en segunda instancia. Consiguieron no sólo dar el salto al primer equipo, sino  consiguieron afianzarse y demostrar que eran tan válidos como cualquier fichaje. Marcando una época dorada en la cantera del conjunto amarillo entre los 80 y los 90.

Similares circunstancias acaecían a finales de los 90 y principios del 2000 pero con distinto objetivo fijado. Esta vez, la premisa era abandonar el pozo de la segunda división B.  De nuevo la cantera nutría a la primera plantilla, Velázquez, Raul López, Sambruno, Julio Puig, Abraham Paz, Sergio Iglesias, Raúl Navas, Victor García, Pichi, Chico o  Iván Guerrero entre otros. Entraban en escena para intentar alcanzar la consecución de la meta propuesta.  Una alternativa que volvía a ser válida y una apuesta por recompensar el buen trabajo desde la base de la casa.

Pero de un tiempo a esta parte, vemos como las exigencias en el seno del club, van creciendo hasta límites  insospechados. Y jugadores que no están preparados para dar el salto a la primera plantilla,  si lo están para debutar en equipos de categoría superiores o incluso a nivel europeo.

Este año el buen trabajo del filial es palpable. El objetivo da margen para oportunidades y la afición lo pide a gritos. Es la temporada idónea para que la cantera vuelva a resurgir y acabe de una vez con la leyenda de que las exigencias impiden el progreso de la cantera.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies