LA CÁTEDRA POR D’SOPERANI: ESTO SI ERA UNA FINAL

Por D’Soperani

Corría el año 1991 más concretamente un 9 de junio, y nos jugábamos la vida literalmente contra el Real Zaragoza. El próximo lunes casi 27 años después nos jugamos un partido importante, muy importante, pero no nos jugamos la vida.
Los que vivimos aquel legendario partido recordamos perfectamente la figura esbelta de un joven jugador de la cantera cadista, Ramón Blanco le dió la responsabilidad a un imberbe Quico, una alternativa con un miura delante, al que el joven delantero cortó las dos orejas y el rabo.

La locura se desató en Carranza, lagrimas de Irigoyen y el corazón a mil del mister, Ramón Blanco, se necesitaba ganar o ganar, y como nos jugábamos la vida se ganó, penalti al niño y gol de Dertycia, luego gol de Quico y a una nueva promoción de la que salimos victoriosos, porque nuestra final fue contra el Real Zaragoza.

Quién quiera ver una final en el partido del lunes, poco ha seguido a nuestro Cádiz, es un partido importante, no lo vamos a negar, pero nada de final. Es el partido de PAPU y de José Mari, es el partido de la afición, es el partido para refrendar lo que llevamos todo el año mereciendo, pero una final no es, finales juegan el Córdoba, el Almería o el Barcelona B.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies