viernes , 25 septiembre 2020
Foto: La Voz Digital

LA COMPATIBILIDAD ENTRE SER CADISTA Y CRITICAR UNA GESTIÓN

Foto: La Voz Digital

 

Volvemos a caer en los mismos errores del pasado. El mantra que impuso Antonio Muñoz de “remar todos en la misma dirección”, lo está superando los adoradores de la fe ciega. Al parecer, según éstos últimos, hay una incoherencia entre ser cadista y criticar la gestión de un empresario. También se tiende a imponer una forma de comportamiento y sensibilidad ante la situación. Para los amanuenses del populista hay una incompatibilidad entre alegrarte de las victorias del equipo y poner en tela de juicio la nefasta gestión deportiva de Arias. Amén de tacharte como anticadista si se realiza alguna observación negativa sobre los actuales dirigentes del club.

La histórica lección que nos dio Antonio Muñoz parece que no nos sirvió de nada. El discurso parece calcado: “hemos liquidado la deuda”, “la gestión es crecer como club” o “vamos a hacer un Cádiz acorde a su historia”. Es el eterno retorno. Un bucle en el que la institución anda sumida y al que a algunos nos da pavor por las lecciones aprendidas.

Ojalá, todo se convierta en la tierra prometida que Vizcaíno nos señala, pero el discurso, los actos y una gestión opaca sin ningún tipo de oposición nos lleva a pensar en la caída a los infiernos de errores pretéritos.

Los que criticábamos la gestión de Antonio Muñoz fuimos tachados de tóxicos, miserables, anticadistas y gente viviente ajena a la realidad. Cuánto nos pesó haber tenido razón…

One comment

  1. tiempo al tiempo,pero esto va acabar muy mal.

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies