LA GESTIÓN DE JUAN CARLOS CORDERO EN ENTREDICHO

Redacción

Hablar de Juan Carlos Cordero es hablar de la mano derecha de Quique Pina. Su carácter serio y sincero, le han procurado el respeto de la plantilla, cuerpo técnico e incluso de Manuel Vizcaíno, con el que estuvo a punto de entrar en litigio, a cuenta de su renovación. El presidente se negó a firmar los tres años más de contrato con los que Quique Pina (por entonces, no había saltado el escándalo de su detención) recompensaba la labor de su paisano en el Cádiz.

La pasada temporada fue capaz de subir de manera evidente la calidad de la plantilla y de mantener a los jugadores con mayor proyección para Segunda que fueron capaces de ascender. Los fichajes de Carpio, Brian Oliván, Khalifa Sankaré, Luís Ruiz, José Mari, Abdullah o Aitor García y las cesiones de Ortuño y Aketxe, elevaron el nivel, hasta el punto de que no sólo no se pasaron apuros para mantener la categoría, sino que el equipo realizó una brillante campaña alcanzando el quinto puesto, que le permitió jugar el ‘Play Off’ frente al Tenerife.

Sin embargo, en una dramática eliminatoria para ambos equipos, la suerte le fue esquiva al Cádiz frente al equipo canario.

El cadismo agradeció la temporada a una plantilla y un entrenador que lo pusieron todo por ascender y volvió a ilusionarse en una pretemporada, donde el director deportivo, conservó  parte de la columna vertebral del equipo que consiguió la ‘machada’.

Pero también se fueron hombres claves en el devenir de la proeza del curso anterior como Ortuño, Aketxe y Aridane. Éste último, tras una impecable gestión económica, que le supuso al Cádiz un beneficio íntegro de un millón y medio de euros.

Pero la confección de la actual temporada muestra cierta  descompensación con respecto a la temporada anterior.

Si analizamos por posiciones, queda el siguiente resultado:

Porteros: Es la posición junto con la defensa, mejor cubierta. La renovación de Cifuentes la temporada pasada y la cesión de Rubén Yáñez, dejaron la portería cadista como una de las más fiables de la categoría.

Defensas: Absolumente nada que achacar al director deportivo. Gran gestión económica en el traspaso de Aridane, impecablemente cubierto su puesto por Kecojevic. La baja de Sankaré que le ha impedido debutar esta temporada, también está excepcionalmente cubierta por Marcos Mauro. El argentino es sólido, sobrio y con envergadura.

Mikel Villanueva, supuso cierta expectación su fichaje, incluso, llegó a encadenar ciertos partidos a buen nivel, pero no está siendo un buen año para el venezolano.

La posición del lateral derecho, con la incorporación de Rober Correa, supuso un balón de oxígeno para Carpio y un recambio de garantías ante las posibles lesiones del salmantino.

En el lateral izquierdo, si bien parecía una posición cubierta por dos jugadores de garantias, con la compra al Granada de Brian Oliván y la incorporación de Lucas Bijker, las decisiones técnicas de Álvaro Cervera, muestran cierta incomodidad del técnico con ambos en el campo. Cuando parecía que Lucas Bijker se hacía con la titularidad, el técnico sorprendía colocando varios partidos a Mikel Villanueva en la posición. Incluso, en el partido contra el Rayo, colocó a Carpio en el lateral.

Centrocampistas: Cuando el Cádiz anunció el fichaje de Álex Fernández, pasando por la continuidad de Álvaro García y Salvi, el Cádiz formaba uno de los mejores centros del campo de la categoría. Con los Garrido, Abdullah, José Mari y Aitor García ya en nómina, los amarillos imponían al resto de la categoría, con un sólido centro del campo y unas bandas brutales. Pero este poderoso castillo, se derrumbó cuando mejor les iban las cosas al Cádiz. La grave lesión de José Mari, encendieron todas las alarmas. Desde entonces, Garrido tenía que multiplicarse, Álex Fernández perdió la chispa que le daba el roteño y Abdullah simplemente desapareció…

Obligado el Cádiz a buscar sustitutos que siguieran mostrando un sólido centro del campo. Pero ni la llegada de Eugeni, ni la de Fausto Tienza, resultaron para dar descanso a Garrido y Álex Fernández, ni mucho menos para suplir al de Rota.

Para la mediapunta, y mientras Perea se recuperaba de sus innumerables lesiones, Cervera encontró a la horma de su zapato en Álex Fernández. El madrileño con José Mari y Garrido volaba sobre el césped… Hasta la maldita lesión de José Mari.

Perea es un jugador con calidad y técnica contrastada, pero el calvario de sus lesiones lo han convertido en un jugador casi inédito, a excepción de varias pinceladas en partidos muy concretos.

En bandas, sólo hemos tenido la incorporación de Moha Traoré, pero su irregularidad y la falta de confianza de Cervera hacia el jugador catalán ha hecho que pase casi inadvertido.

Delantera: El verdadero quebradero de cabeza del Cádiz durante esta temporada. La vuelta de Ortuño a Las Palmas dejaba sólo a Rubén Cruz con un inédito porcentaje de goles. Para ello, se apostó por David Barral, el eterno futurible del Cádiz. Dani Romera y Carrillo se unían a esta posición. Pero ni el murciano, ni el almeriense han demostrado ese instinto goleador en el Cádiz de un Ortuño añorado. Tampoco David Barral terminó de convencer al míster.

Esa falta de gol ha mermado las aspiraciones del Cádiz para un ascenso cada vez más exigido por parte de una afición que ha visto cómo el rendimiento de sus jugadores han caído en picado en esta segunda vuelta y que han puesto en entredicho la labor del director deportivo cadista.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies