LA LUCHA CONTINÚA

Hablar de 34 años de cadismo son palabras mayores. Incombustibles. Penitentes. Han sido el motor de Carranza durante más de 30 años.

En el Cádiz de decadencia, de reconversiones navales, de barrios marginales como Cerro del Moro, Guillén Moreno, Santamaría. El Cádiz obrero que se veía amenazado por un futuro incierto y oscuro. Era el Cádiz de la lucha y de la reivindicación. El Cádiz también de un monstruo apodado “caballo”. En ese Cádiz se fraguan los orígenes de Brigadas Amarillas.

En ese contexto, era imposible no llevar la lucha al estadio. Como hicieron otros colectivos de otras ciudades. Años de utopía,unión y lucha social. Ese es el ADN de Brigadas. Jóvenes con la pasión cadista que hicieron de Carranza una tribuna para que se escuchara al Cádiz obrero.

Su historia no es un camino de rosas. Muchos insensatos utilizaron el colectivo como vía de escape a traumas, violencia y frustración. Cruz que todavía soportan y estigma con el que las autoridades juegan.

Hoy los fundadores ya son gente madura, pero la esencia es la misma. En estos tiempos que corren, la idea de fútbol-politica ha sido prácticamente erradicada, en connivencia con el proceso de división que impone una sociedad hiperindividualizada.

La persecución de la Liga en unas y el acoso de la subdelegación del gobierno en otras han terminado de colmar el vaso de Brigadas.

El pulso está en el aire y puede convertirse en un efecto rebote que contagien a otros colectivos como Bukaneros. Grupo también perseguido y castigado.

Veremos cómo termina el duelo, pero una cosa está clara. Parafraseando al míster, Alvaro Cervera, la lucha no se negocia. Y esto hablando de Brigadas Amarillas son palabras mayores.

¡Por otros 34 años más!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies