lunes , 28 septiembre 2020

LA LUCHA NO SE DEJARÁ DE NEGOCIAR HASTA JULIO DE 2024

Foto: Fondo Segunda

Por Jorge González.

El hijo del marino tiene un propósito. Cualquier persona que inicie un proyecto tiene obligatoriamente una idea en la cabeza. Esa oportunidad de expansión en la que se vayan consiguiendo hitos y quemando etapas. Todo comenzó hace cuatro años después de que Claudio Barragán estuviera a punto de perder una renta significativa para alcanzar los puestos de ´Play Off´ de ascenso. El 18 de abril de 2016, el hijo del marino desembarca en la tierra de su padre. Un equipo roto hecho añicos. Con la cuarta plaza peligrando, empieza a pulir un diamante para que se haga inquebrantable, hasta llegar a un ´Play Off´ por el que nadie apostaba un euro. Un ´Via Crucis´ hasta el minuto 86 del partido frente al Hércules, en el que Carlos Calvo en la ida y Dani Güiza en la vuelta, devolvieron al cadismo, la dignidad mínima exigida para la historia de este club.

Esta es ya la cuarta temporada del descendiente del almirante. Con su equipo presto y dispuesto a aceptar los sacrificios y el brutal nivel físico que se les exige. Con una idea del fútbol de lucha y sacrificio como línea más corta hacia el éxito. Era un clamor entre la afición y los medios de comunicación. El míster y la plantilla tenían que comenzar la reanudación liguera con la tranquilidad que transmite el futuro más inmediato en el Cádiz. A buen seguro comenzará la próxima temporada en Primera o en Segunda y será el entrenador con más partidos en la historia del Cádiz.

Puede no gustar. Puede que su fútbol sea rácano y poco vistoso. Puede que resulte antipático, arisco e introvertido. Lo que nadie puede negar es que con él en el banquillo la lucha seguirá sin negociarse en el templo. Lo mínimo que se le exigió históricamente a todo jugador que portara la corona ducal en el lado izquierdo de la camiseta. Lucha, sacrificio, pelea e irredento. Todos los rivales saben que no les vamos a dar nada. Todos los rivales saben que no tendrán concesión alguna en el campo. Todos los contrarios saben que van a golpearse contra una roca y que la incomodidad los irán erosionando con el paso de los minutos. Esa es nuestra seña de identidad, nuestro sello ante sus ojos.

Con nosotros estará hasta 2024. Antes de eso ya se habrá convertido en el mejor entrenador de la historia del Cádiz.

LLNSN….

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies