viernes , 25 septiembre 2020

LA MALETA QUE TODOS LLEVAMOS CON THEO

Cuando un domingo por la tarde de cualquier domingo de los años ochenta, noventa o los dos mil, encendias la radio, y bien, girando de manera manual, o pulsando los botones digitales de los aparatos más modernos, buscabas el 90.8 FM o el 990 OM, el famoso cachivache inventado por Marconi, llevaba a cabo su enésimo milagro. Te conectaba al lugar donde no estabas pero querías estar. Te adentraba en cualquier lugar de la piel de toro. Macael, Ciudad Real, Lucena, Écija, Jerez de los Caballeros, Zafra, Lepe, Dos Hermanas o Guadix. Tantos y tantos kilómetros recorridos a través de las ondas, donde un par de personas obraban ese milagro para tanta gente que sufría y padecía (del corazón) a este extraño fenómeno antropológico llamado Cádiz C.F

Esas dos personas eran Theo Vargas y el gran Mario Paramio. Esos que compraron la maleta que ahora ha abierto de nuevo, Theo, y que nos transmitían todo un mundo de sensaciones. Unas agradables, otras menos y otras para olvidar. Pero como todas caben en esa maleta pesada de Theo, el veterano periodista ha tenido a bien abrirla para hacernos recordar sus experiencias, siguiendo al Cádiz allá por donde fuera.

Fue el último mohicano penitente. Cuando el resto de medios ya habían caído en el tedio y la desesperación del transitar del Cádiz por la Segunda División B, Radio Cádiz, con Theo a la cabeza, muy poquitos medios, pero una ilusión inquebrantable, obró el milagro para que ningún cadista se quedara sin saber nada de su equipo.

Aquellas frías tardes-noches de domingo, en torno a la radio, un café que calentara y una ligera merienda, con un Theo desesperado, inquieto, tranquilo por una victoria holgada o con los demonios llevándoselo por un inefable colegiado. O esas tardes preveraniegas, con el sinvivir de entrar en la Liguilla, corriendo desde la playa a tu casa para obrar de nuevo el milagro girando la ruleta con el movimiento exacto para que cayera en la 990 de onda medía, donde dos personas abrieron una ventana de ilusión durante tantos años. Dónde cuando la cosa se ponía fea, Theo avisaba que los oyentes con problemas coronarios, apagaran la radio.

Gracias Theo por abrir esa maleta. Una pesada maleta que no cuesta transportarla, pues somos legión los que hemos formado parte de sus historias.

‘Historias en la maleta de un periodista’. Enhorabuena, y larga, tranquila y plácida vida para que sigas contando historias. Las del presente y las del pasado.

One comment

  1. tiene un pecado y es su apoyo incondicional a vizcaino, un presidente que lleva a la ruina al cadiz.el tiempo pondrá a cada uno en su lugar

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies