martes , 27 octubre 2020

LA PELUQUERÍA DE CALVIN: SOBRE EL NUEVO NOMBRE DEL ESTADIO

l

Sí, elegiría el “Nuevo Mirandilla” como nombre del nuevo estadio.

Porque Cádiz y el Cádiz C.F tienen una deuda con él. Una deuda histórica y nominal que le honraría en humildad al club y que comienza así:

El recinto de los “Campos de Deportes Mirandilla” fue inaugurado por el entonces alcalde Manuel de la Pinta en 1933. Fue el primer recinto cerrado y acondicionado adecuadamente para la práctica del futbol en nuestra ciudad.
Ocupaba las actuales pistas deportivas del hoy colegio de las Esclavas.Tardes de gloria incontables para los cadistas iban a vivirse en aquel campo en primera línea de la playa de los Corrales.

En la temporada de estreno del nuevo campo (33-34), la “Sociedad cultural y deportiva Mirandilla Football Club” lograba el ascenso al grupo 2 de segunda división desde el grupo V de segunda división B.

Y es ahora cuando el 24 de junio de 1936 el club Mirandilla pasa a denominarse Cadiz C.F. con la condición de adoptar los colores amarillo y azul del equipo lasaliano. Hecho. Y así el campo de la Mirandilla se convertía en el primer estadio del Cadiz C. F.

Y siguieron los años y las tardes de gloria de jugadores con brechas tapadas con vendas, rodillas desangradas y albero amarillo.

Y llegamos al 30 de abril de 1939. Una selección de la Escuadra Alemana de visita en la ciudad se enfrentaría al Cadiz C.F. en un partido homenaje a los Marinos alemanes (alemanes que meses más tarde serían movilizados tras invadir Polonia). Se cuenta que a los jugadores cadistas les temblaban las piernas aquel día pero había que comer. Así el combinado alemán se adelantó en la primera parte 0 a 1 aunque finalmente el partido lo ganaría el Cadiz C.F. por 4 a 1. Así era utilizado nuestro equipo en tiempos de posguerra y aún así el cadismo tumbó al fascismo.

En 1947 la enigmática e irresoluble y maldita y cien veces maldita explosión de Cadiz se llevaba por delante el emblemático Stadium de la Mirandilla y sus instalaciones quedarían muy dañadas pero no sería hasta 1955 cuando el Cadiz C.F comenzaría a jugar en el recién construido Ramón de Carranza.

Aquel primer cadismo de nuestros abuelos, que pagaba entre 0,10 y 8,25 pesetas por partido para ver a su Cadi (el 15% de las ganancias iban a parar al Fondo de ayuda al combatiente del Gobierno Civil), se merece saldar esta deuda.

Una deuda contraída con la furia de la explosión, la Historia del Club, la Historia de la ciudad, el fútbol y la libertad.

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies