martes , 29 septiembre 2020

LA RESISTENCIA DE LOLO ROMERO, DESDE LAS SOMBRAS

Foto Radio Cádiz

En su discreta segunda línea, Roberto Perera aplaude tímido la confraternización a base de palmas que sigue a cada victoria en Carranza. Lleva en sus manos la pizarra en la que incansable marca, delimita y perfecciona las sabias directrices de Cervera. Hoy tampoco habrá cánticos para él, como tampoco se oirán loados los nombres de Lolo, Navarrete, Chirino, Juanito, Servando. No son para ellos los reconocimientos voz en grito, sino el esfuerzo callado del día a día, la importancia sabida desde dentro pero tan injustamente ignorada fuera.

 El mimo con el que se prepara un almuerzo en la cantina, la vocación con la que se educa a un cadete, el trabajo a pie de césped para hacer de él una alfombra. Las horas en un autobús viajando a cualquier campo con tu grupo de chavales. La sonrisa sempiterna de los voluntarios en las largas tardes de caravana por la provincia. El trabajo de dejar un Carranza de resaca en perfecto estado de revista. Cuidar el Rosal como solo sabe hacerlo Menacho, mimar el detalle porque  en ello va el bien del equipo de tu alma.

 Ese trabajo callado es el propio de los cadistas de luz que tanto y tanto nos dan sin salir de las sombras. Hombres y mujeres sin focos ni pretensiones, colmados con la satisfacción de saber que esos aplausos también son un poco suyos, aunque hayan de recibirlos siempre en su callada y orgullosa segunda línea.

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies