LA VERGÜENZA DE LOS MISERABLES

Por Jorge González

Que sepan los señores de la Liga que en este rincón del culo de Europa, nos pueden maltratar. Nos pueden vejar, incluso castigar. Lo que no pueden estos señores es cachondearse de este rincón, porque en esa materia saldrán perdiendo.

Nos hemos levantado con la noticia de que La Liga, esa institución donde las alimañas campan a sus anchas, en esta ocasión han puesto el oído en minutos determinados del partido entre Cádiz y Sevilla en el Ramón de Carranza. Lamentamos que estos señores no hayan tenido en cuenta que durante toda la tarde, una horda de impresentables, indeseables y robaperas, se pasearon insultando a la ciudad y sus gentes de manera indómita. Con una subdelegación del gobierno que ha hecho el ridículo en la organización del dispositivo policial, con la calaña más absurda, sucia y vana insultando una historia que los abruma. Que los asusta. Esa misma calaña que durante el previo del partido, el partido y el post-partido, estuvieron insultando de manera incansable a nuestra ciudad, nuestro club, nuestras mujeres, hombres y niños.

Da la casualidad, que ese nido de conspiraciones, pasillos oscuros y sables en las sombras, ha denunciado al Cádiz por poner el oído durante tres minutos. Minuto 15, 64 y 79. Estos individuos alegan que Brigadas Amarillas cantaron a coro: “Puta Sevilla” y “Violadores hijos de puta”.

Que sepan que aunque desde esta casa, no compartimos el grito de “Puta Sevilla”, hasta el más paciente pierde la paciencia cuando una horda miserable insulta a tu ciudad. Atenuantes hay. Sólo tienen que ver el partido. Por el otro grito, la cosa se tuerce aún más. Estos señores de LaLIga saben perfectamente hacia quienes iban dirigidos esos cánticos. “Violadores, hijos de puta”. Sabéis perfectamente, que ese cántico va directamente hacia la línea de flotación de la “Manada”. Esos presuntos violadores machirulos, dignos representantes de Biris Norte.

Ponga el oído donde realmente hace falta, señor Tebas. Ponga el oído en los mensajes de odio que se escuchan cada fin de semana en el Wanda, en el Bernabeu o en el Camp Nou. Esos estadios donde se alienta la xenofobia, el racismo, el fascismo y el terror. Poned el oído ahí. Quizás los titiriteros que los manejan, les tengan taponados los oídos para esos casos.

De nosotros no se cachondea nadie, señores de LaLiga. Y menos con las provocaciones de una panda de miserables…

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies