LA VICTORIA, EL BÁLSAMO DE CURAR LAS HERIDAS

La victoria ha sentado muy bien y eso se manifiesta en el vestuario. Las redes sociales eran testigos del momento de unión y ánimo de la plantilla.

La felicidad era palpable y la conjura por dar la vuelta a la situación tuvo su recompensa. La calma vuelve a instaurarse y sin lugar a dudas será la base para seguir trabajando en la consecución del objetivo marcado.

Ahora toca ganar en nuestro Templo y delante de la parroquia amarilla.,¡VAMOS!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies