LA VISITA A UN TRASATLÁNTICO

Decir la Romareda es decir fútbol. Es pensar en los “cinco magníficos”. Canario, Santos, Marcelino, Villa y Lapetra. Es ver a Belsué defendiendo al extremo. Esnáider cabeceando a gol. A los diablos argentinos, Kily González y Gustavo López. A Solana defendiendo un córner a Zamorano. Es Pardeza ratoneando en el área. Es Galleti destrozando en la final de Copa del Rey al Real Madrid. Es David Villa gambeteando.

Y sobre todo, es Mohammed Alí Amar “Nayim”, voleando desde Ceuta un balón envenenado. Ese balón que empujamos todos y que cayó como un meteorito sobre la portería de Seaman, que encorvado, cayó sin poder hacer nada.

Por eso, humildad. El Zaragoza es un gigante herido. Pero no muerto. Hasta que no vuelva a su sitio, su hinchada estará sufriendo. Por los viejos laureles del pasado. Pero estamos seguro de que volverá. Volverá a su sitio, que es la Primera División y los puestos de Europa.

Todo esto va para los cadistas despistados. Los que todavía no se han enterado que de los últimos 25 años, hemos estado 16 temporadas en Segunda B. Jugando contra Mármoles Macael, Jumilla, Caravaca, La Roda, El Palo o San Roque de Lepe. Éstos eran nuestros rivales. La Segunda B, nuestra división. Así que ya saben contra lo que nos enfrentamos pasado mañana.

 

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies