LEVANTARSE DESPUÉS DE CAER

Hay quien dice que fue un fin de semana completo para el Cádiz. Servidor les dice que no. Seguir durante toda la temporada a las leonas, arrasando en cada partido, ha sido un orgullo. Su temporada es el orgullo de mujeres silenciadas durante 106 años. Aquellas que no entendían la ciudad sin el escudo que defendían. Como una prolongación de la ciudad. Como otro patrimonio más. Como los castillos, la catedral o las torres miradores. Ellas convirtieron el escudo en el último bastión a defender. Lo intocable. La última trinchera para el cadismo. Y muchas eran las primeras en ponerse por delante del que lo quisiese deshonrar. Aquellas, que cada vez que marcaba el equipo, lo vivían con más pasión que todos.

Éstas de la foto y las que no se ven, defendieron mi escudo durante toda la temporada. Y ha sido un honor presenciarlas durante todo el año. Por cómo luchaban, por cómo disputaban el balón. Como si cada jugada fuera la última. Como si después de cada gol, se tuviera que marcar otro más.

Ayer, perdieron en Motril contra el Cultural Asako. Pero sólo una cosa les voy a decir. Más quisieran los hombres, defender el escudo como lo habéis hecho vosotras.

A Karito sólo darle ánimos. Lo importante no son las veces que caes. Lo importante son las veces que te levantas.

El año que viene os queremos volver a ver defendiendo ese escudo. Igual que este año. Con la misma fuerza. Sin rendición.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies