LLEGÓ LA HORA DE LA VERDAD

 

Se acabaron los cuentos, las calculadoras y el depender del rival. Se acabó el mirar cómo quedó el Oviedo o el Tenerife. Se acabó mirar al árbitro que nos pita.

Se acabó porque tanto la plantilla como la afición tienen que dar ese paso adelante. Si, el cadismo. Porque le falta la chispa de hace unos años y nadie lo puede negar. Nos falta esa fuerza irrefrenable que nos hizo ascender en Las Palmas y Chapín. Nos falta ese plus y ese aliento que necesita el equipo en partidos enquistados.

Pero no sólo vamos a hablar de la afición. Hablemos del equipo., pues ambos deben retroalimentarse en pos de conseguir el objetivo. Y a Carranza le das poco y te da mucho. Y la afición ve al equipo de frente, embistiendo por las bandas al rival, Carranza se inflama y empieza a coger temperatura. Hasta que estalla en llamas.

Por eso, ha llegado el momento. El sábado a las nueve de la noche, el Córdoba tiene que saber de que no hay escapatoria posible y que miren donde miren, verán a hijos de Hércules dejando su alma en el templo. Ese escudo no merece menos.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies