NO CONFUNDAMOS LA VELOCIDAD CON EL TOCINO

Foto La Voz de Cádiz

Tras una racha de once partidos sin conocer la derrota, el Alcorcón nos devolvió a la tierra de los mortales, nos bajo de la nube y nos recordó que el propósito de los cincuenta puntos aún no ha sido alcanzado.

La euforia se propaga a la velocidad del rayo y las grandes expectativas a su vez generan grandes decepciones. Una vez concluida la inercia positiva, donde todo funcionaba con un engranaje perfecto, engrasado y en precisa armonía, la lluvia de críticas vuelven a inundar las redes de manera exagerada y ponderadas.

La crítica constructiva enriquece y apuesta  por la búsqueda de la mejora continua y si el equipo no ha demostrado la actitud en el campo que viene desarrollando durante el resto de la temporada, es reprochable y se puede manifestar. Pero la crítica oportunista tras una derrota, que sólo pretende pecar de reaffirmation vanidosa con lel único afán de destruir, deberían estar totalmente fuera de lugar.

Much@s pensarán que el equipo ya no puede salirse de puestos de ascenso directo y que lo que ha servido para conformar un bloque compacto que tan buenos resultados han dado, es mera fortuna, puesto que el míster no tiene absolutamente nada que ver en el proceso.

Normal que siga primando la milonga de los cincuenta, si se vendiese otra cosa, con lo rápido que se disparan los niveles  de  serotoninas y  endorfinas de los más  pseudo-exigentes, el efecto contrario sería demoledor y ya pensarían en planificar la siguiente temporada en el grupo IV.

Sigamos trabajando para conseguir el objetivo y lo demás será un premio.

 

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies