NO LLOREMOS AHORA LO QUE NO SE SUPO DEFENDER

El fútbol es caprichoso y cuanto menos cruel e injusto. No porque no se haya conseguido entrar en la disputa de los playoffs. Simplemente por aguantar más de treinta y tres jornadas en puestos de privilegio para terminar ocupando la novena posición.

Se anticipó el recuerdo de la 2007-2008. Nada era comparable. Pero ayer se volvieron a ver lágrimas del dolor más irremediable y de la impotencia más injusta. La tragedia se cebó con el cadismo una vez más. Aún teniendo la lección aprendida somos capaces de tropezar siete veces con la misma piedra.

La temporada era catalogada de éxito y esa debería ser la fijación. Todo lo demás sería crearse falsas esperanzas. Nuestro sino era marcado por el mísmisimo Boabdil No se puede llorar ahora lo que no se supo defender con la dedicación más absoluta. Porque el destino es tan dispar, que en sólo dos minutos es capaz de marcar el transcurso de nueve meses

. Reseteemos la mente, descansemos y volvamos a mentalizarnos de la nueva enmienda, del nuevo propósito y de la nueva temporada que se avecina. El momento del oportunismo de los aficionados más radicales ya no tiene cabida. Es simple, este sufrimiento es voluntario. Quien no esté dispuesto  o no se sienta preparado, está en su derecho de no inmiscuirse. Pero que se aparte y no exija absolutamente nada.

No somos ganadores, no somos favoritos, no estamos en las quinielas de nadie. Somos el tesón y la humildad hecho pasión.  Somos el sacrificio y el esfuerzo aderezado con tintes de victoria. Y sobretodo somos el sueño de una noche de verano.

Damos por concluida una magnífica temporada y sólo cabe pensar en la magia que se despertará en la siguiente.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies