NO SÓLO VALÉIS, TAMBIÉN NOS REPRESENTÁIS

Por Jorge González

Que se me lleven los demonios la próxima vez que se escuche algo así. Porque el que sea cadista y diga tal cosa, no puede, ni debe ser cadista. El cadismo es algo tan grande que ya con vosotras es completo.

La deuda histórica del cadismo con la mujer era una necesidad. Un espacio incompleto e inacabado. Mujeres que sentían el amarillo y el azul con el mismo fuego que cualquiera. Con la misma pasión y el amor que el más cadista. Con mujeres que tejieron un club desde lo más profundo de sus entrañas. Con la fuerza irrefrenable de la mujer gaditana. Y levantasteis este escudo con la fuerza de nuestro mar.

Vosotras sois el faro que ilumina a todo el cadismo. En un mundo de hombres, habéis derribado el muro con el triangulo invertido, Hércules y la corona ducal en vuestros pechos. Y diciéndole a todos que sois cadistas, mujeres y que no aguantabais más. Que no podíais más. Que necesitabais portar el escudo, no en la grada. No en una celebración. Sino donde se bate el cobre. Donde necesitáis hacer un Cádiz grande. Donde el reto es una aventura gigantesca. Y ese lugar es el campo. Sentir el arañazo de la tierra y el césped en un balón disputado. Golpear un balón con la fuerza del trueno a portería. Sudar, sufrir y luchar para ganar un partido. Las sensaciones de ganar por un escudo.

Sois grandes, valientes y pioneras. Sois cadistas. Sois mi equipo.

¡Arrollarlos con los pies, leonas!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies