NO VAMOS A GANAR AL ELCHE DESDE LA GRADA

 

Que ninguna afición mete goles es de perogrullo. Los jugadores son los que finalmente se baten el cobre y los aficionados somos espectadores de lo que se cuece. Pero ya sea por comodidad., altas exigencias o pérdida de fuerza, Carranza se ha convertido en un campo como tantos muchos de la Liga 123.

¿Qué ha sido de esa grada candente de principios y mediados de los 2.000? ¿Qué ha sido de esos fondos que eran el motor y el corazón de Carranza,y que después contagiaban al resto del estadio? ¿Qué ha sido de ese brillo en los ojos de la gente en cada partido?

Algunos dicen que el fútbol sentado. Otros, el alto grado de exigencia del actual aficionado medio.

Se han perdido esos cánticos continuados durante todo el partido. Esa fuerza irrefrenable del que se le va la vida en alentar a los suyos. Y no ha sido porque el equipo no ocupara los puestos nobles de la clasificación. Si bien, esta afición es el activo más importante del club, también es cierto, que ha perdido chispa, y sobre todo, empuje.

Además, la directiva, muy dada a promocionar el lleno en el campo, ha dado un giro radical en su política y han determinado que los cadistas no abonados, pasen por caja, y bien.

Y no. No esperamos que para este último partido, la afición marque el primer gol.

Carranza en pie. ¡CUÁNTO TE ECHO DE MENOS!

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies