Imagen: cadizcf.com

NUNCA NOS RENDIREMOS

Por Jorge González.

Es lo primero que escucha un cadista cuando tiene su bautismo de fuego en Carranza. Estemos donde estemos y aunque el destino nos sea adverso, el cadista no conoce la palabra rendición. Hijos de Hércules que se levantan después de cada golpe. Con una idea en la cabeza instaurada de manera genética en lo más profundo de nuestro ADN. No pararemos hasta que el equipo no consiga algo muy grande. Duros como las piedras ostioneras que emergen de las entrañas del mismísimo Neptuno.

Y que nuestros rivales lo sepan. Nunca nos vais a someter. Nunca vais a domesticar a este club que supone uno de los mayores tesoros para el cadismo, y si nos vencéis que sepáis que os vamos a volver a mirar a los ojos. Y aunque la ventura nos sea esquiva tenemos fuerza y cuerda para volver a rumiar nuestra venganza. Y aquí nos encontraremos ahora, en Primera y preparando la próxima guerra contra los colosos del fútbol nacional. Y decirles a todos esos clubes que tendrán la desgracia de cruzarse en nuestro camino, que se preparen. Que ahorren fuerzas y no escatimen energía alguna cuando se enfrenten con nosotros.

El equipo de nuestras abuelas y abuelos ya está en la máxima categoría, cadistas. Acordaros de esa mano curtida que os llevaba de camino al templo. Acordaros de esas manos que os tejían con cariño vuestra primera bufanda con los dos colores sagrados. Acordaros de esos amigos que consolábais cuando no teníais fuerzas  para digerir el enésimo disgusto en Alicante, en Carranza contra Lugo, Oviedo o Bilbao Athletic. Acordaos de ese brillo en los ojos de vuestro compañero de asiento en el momento en el que Carlos Calvo enfilaba el balón en la gloriosa falta. Recordad aquellos que profanaban nuestro club con su miserable presencia en la etapa de Gil, Gaucci o Muñoz. Acordaos de las miles de historias cantadas y contadas en las tertulias previas a los partidos. Acordaos de esos jugadores que asearon y dieron dignidad a nuestro club.

Cadistas, gritadle a todo el fútbol de la piel de toro de que vuestro club ha vuelto y de que lo van a lamentar. Vaya si lo van a lamentar.

La gloria está hecha para el que luchó, sufrió y lloró tanto. Cadistas, la gloria es nuestra…..

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies