OH CAPITÁN, MI CAPITÁN

Llegó con un equipo desvertebrado, hundido moralmente y con una afición pensando en la temporada siguiente. Sin ruido y probando, en el partido contra el UCAM Murcia Club de Fútbol, dijo en rueda de prensa que había dado con la tecla. Que sabía cómo competir en el Play Off con el Cádiz.

Levantó un equipo muerto. Una afición desangelada y nos llenó de ilusión en uno de los meses de junio más bonitos de nuestra historia. Hasta que en Alicante lo hicimos. Y este señor siguió en un segundo plano.

Al comenzar la temporada, todos firmábamos acabar del 14 al 18. Pues no. El míster engrasó una maquinaria que juega de memoria. Dejando el balón al rival. Y cuando más confiado se muestra el equipo contrario, salen las bandas como demonios para golpear como un martillo al rival. Si todo sigue igual, y los seis últimos partidos nos vienen de cara, nos meterá en “play off”. Pero esta vez para subir a primera división. El entrenador que no hace ruido en las ruedas de prensa. El que no viste con ropa Gucci, ni hace aspavientos en el banquillo. El que nada promete, pero no hay objetivo que no haya conseguido. 

Pero tiene un “run run” que no logra quitarlo de su cabeza. Sabe que metiendo al Cádiz en las eliminatorias de ascenso, el equipo tiene opciones de hacer algo muy grande. Y él de paso, hacer lo más grande que ningún entrenador del Cádiz haya hecho en la historia.

No va a prometernos nada, pero podemos estar seguros de que este equipo dará hasta su último aliento por nuestro míster. Ohh capitán. Mi capitán. Nuestro capitán.

También te podría gustar...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies