sábado , 31 octubre 2020

OTRO AÑO SOPLANDO LAS VELAS EN CÁDIZ Y EN EL CÁDIZ CF

Por Fran Orleans

En estos tiempos que corren, de fútbol resultadista y fugaz, mantenerse durante dos temporadas y media y tener la confianza para comenzar una  tercera, es todo un lujo al alcance de muy pocos entrenadores. un .lujo que Álvaro valora y conoce a la perfección. Una situación privilegiada que no es fruto de la casualidad.

Trabajo, sacrificio y dedicación son la consigna que ha abanderado  desde su llegada. Parece que fue ayer cuando un hombre confinado en el ostracismo de la soledad de su hogar, era reclutado  por  el club amarillo para afrontar una de las gestas  más épicas de los últimos años, devolver al Càdiz CF a la categoría de plata.

No ha sido un camino fácil,  más bien  un camino lleno de espinas en forma de detractores y de trincheras en medio de una lucha de egos en la cúpula del club. Pero son situaciones donde Àlvaro ha salido airoso a golpe de sinceridad y fidelidad a unos ideales.

Podrá ser cuestionado en sus planteamientos, criticado en su sistema y demonizado por su filosofía de juego, pero no hay nadie más capacitado que nuestro míster para comandar este pequeño navío, imán para las tempestades y el abismo más descorazonador.

Tres años lleva devolviendo la calma a estas aguas, donde el cadismo se bautiza cada domingo y moja la pasión de gargantas indómitas al compás de su equipo.

Cierre los ojos y sople las velas, pida con ímpetu su deseo,  pero mientras tanto, no se lo desvele a nadie, porque a veces los sueños se cumplen.

¡FELICIDADES MÍSTER!

 

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies