PARA ESTO SE PUEDEN UTILIZAR LOS MILLONES QUE ESTÁN EN EL BANCO

Foto: ABC

Por Jorge González.

Nombres y más nombres en una eterna huida hacia adelante. El proyecto y la desastrosa planificación de la pretemporada han  encendido todas las alarmas en forma de resultados. El presidente se jactaba de que el Cádiz era el club con más dinero en “cash” de toda la Segunda División, cuando se las prometía muy felices con el equipo ganando al Almería.

Pero mes y medio después la situación es totalmente distinta. El punto por partido que se ha conseguido hasta entonces nos muestra una media de descenso y se trabaja para revertir esa situación. Nombres en plena decadencia ya han aparecido en los medios. Con todo el respeto del mundo: ni Samu García, ni Javi Guerra son los dos jugadores más indicados que actúen como revulsivos de este equipo que aún no carbura.

Y un nombre aparece al final del túnel. Un hombre por el que no se podía competir contra el Getafe, pero que ahora aparece en la palestra en una carambola del destino. Más de veinte goles que sirvieron para salvar al Córdoba de un descenso casi asegurado la temporada pasada. Su nombre es Sergi Guardiola y tiene por delante a tres delanteros de renombre. Jorge Molina, Ángel y Jaime Mata lo mantienen al margen de los partidos y de la competición. Su situación no tiene signos de cambiar con los delanteros madrileños carburando.

La situación contractual es compleja. El Córdoba cedió al jugador al cuadro azulino hasta junio de 2019, con una opción de compra de diez millones de euros. El límite salarial del equipo califal no está para tirar cohetes y el jugador tiene una altísima ficha, por lo que la vuelta a la ciudad de la Mezquita se antoja complicada. Y ahí debe estar el Cádiz rápido y presto para relucir al jugador un proyecto en el que sea una pieza clave en el esquema de Cervera. El bagaje de Arias ha sido firmar a un jugador lesionado y sondear dos fichajes de un medio en decadencia desde su salida del Málaga al Villarreal y de un delantero con 37 castañas a sus espaldas.

Si queremos un goleador, ahí lo tenéis. Sin jugar, en una posición incómoda y con todo de cara para que de una vez por todas tengamos un “killer”.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies