¿QUÉ NOS HA PASADO, OLONTENSE?

Foto: Diario de Cádiz

Por Jorge González.

No ha podido ser, mosquetero. No sé qué es lo que ha fallado. No sé qué es lo que nos desunió. Llegando joven a la Segunda División y con ganas de comerte el mundo. De comerte Carranza y de comerte Cádiz entero. Dejando tus credenciales en el Trofeo Carranza, marcando un golazo al Málaga, todo un Primera por entonces. Buscando la diagonal y el palo largo. Tu jugada maestra.

Después, volviste a clavar la puntilla a todo un Getafe, que a la postre, subiría esa temporada 16-17. Pero lo mejor estaba por llegar. 20 de noviembre de 2016. Fría noche en Carranza, con un correoso rival como el Alcorcón. El partido se enquista con un uno a uno en el marcador. Corre el minuto 78. Garrido te pasa un balón inocente en el centro del campo, a la altura del costado izquierdo. Te encima un jugador del Alcorcón y lo sobrepasas con una finta. Un segundo defensor te sale al paso. Te estás metiendo hacia adentro. En diagonal. Te deshaces del defensa por fuera. Estás a unos treinta y cinco metros, pero no lo piensas. El disparo es un misil que va a portería. Carranza abre los ojos y se despereza del frío. Ese balón va hacia dentro. El portero se estira, pero no puede hacer nada. El estadio explota. Tus compañeros te abrazan…

Después llegó el partido frente al Almería. Con ese balón a la escuadra que cantó el gran Héctor Hernández en Gol TV. La gente te quería ver. Te quería en el campo.

Pero llegó la temporada 17-18. Con Álvaro García descentrado y después con su lesión. Faltaba algo. No se sabe si continuidad o desanudarte mentalmente.

En el Benito Villamarín desarbolaste al Betis y a Rafa Navarro. Fue tu último gran día en el Cádiz. Desatado, rápido, asistiendo y marcando. Pero pasó ese partido… Pocas veces volvió a contar Cervera contigo. Quizás, con otro sistema y otro entrenador…

Te vas pronto. Y nos dejas esa sensación de que todavía puedes dar más. De que todavía el cadismo no ha visto a Aitor García. Ese que encandiló a una afición a base de asistencias y trallazos. El mosquetero de Gibraleón. Aquel que no daba un partido por perdido.

También te podría gustar...

Dejanos tu comentario...

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies